Cambio climático: mitos y realidades

Greta Thunberg y el cambio climático

A partir de la mediatización de Greta Thunberg -la jovensísima activista sueca-, niños de todo el mundo se están manifestando a favor de cambios que detengan el cambio climático. Es válido y muy loable su esfuerzo por convencer a los adultos de que hay que hacer un alto y dar un verdadero giro de 180° grados respecto a la forma en que estamos tratando el medio ambiente. Sin embargo, el Bjorn Lomborg, director y fundador de organización sin fines de lucro ambientalista Copenhagen Consensus Center, tiene una opinión crítica al respecto.

«Esta oleada global tan enérgica debería ser redirigida para lograr más para la humanidad y el planeta. Las soluciones políticas de hoy para el cambio climático, a las que Thunberg quiere que se preste más dinero y atención, son increíblemente ineficaces y caras».

Lomborg sostiene que, incluso si se cumplen todas las promesas que los gobernantes han hecho en el Acuerdo de París, el mundo incumplirá la meta de mantener el incremento de temperatura en menos de 1.5 °C antes del año 2030. Un análisis reciente muestra que, de casi 200 países signatarios, solo 17 cumplen con sus compromisos, principalmente porque prometieron muy poco.

Las huelgas climáticas en las escuelas tendrán más sentido si hubiéramos resuelto todos los demás desafíos, pero este año veremos a 5.4 millones de niños morir antes de los cinco años, a un cuarto de billón de niños sin escolarizar, a casi mil millones de personas que mueren de hambre y a más de 2 mil millones que carecen de agua y saneamiento.»

Es por esto que, a pesar del entusiasmo por la campaña que inició Thunberg, el cambio climático es la última prioridad para los países más pobres del mundo. Los políticos que niegan la existencia del cambio climático no están diciendo la verdad, pero tampoco lo hacen los que dicen que “el fin del mundo” llegará dentro de una década: solo están asustando a la gente.

cambio climático

Según los científicos de la ONU, si no hacemos absolutamente nada para detener el cambio climático, su impacto será equivalente a una reducción en nuestros ingresos de entre 0.2 y 2 por ciento en la década de 2070, dentro de cinco décadas. Para esa década los ingresos personales habrán aumentado de 300 a 500 por ciento.

Esto no quiere decir que el cambio climático no sea una realidad, sin embargo los jóvenes estudiantes del mundo deberían solicitar a los responsables de la toma de decisiones que hagan menos promesas vacías -como las de París- e insistir en políticas efectivas, como invertir mucho más en investigación y desarrollo para garantizar que el precio de la energía verde caiga por debajo de los combustibles fósiles, por ejemplo.

Con información de: Milenio 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inline
Please enter easy facebook like box shortcode from settings > Easy Fcebook Likebox
Inline
Please enter easy facebook like box shortcode from settings > Easy Fcebook Likebox